Módulo: Identidades, Cultura y Sociedad

Experiencia en el Vínculo Pedagógico N°6: “El ciberacoso en tiempos de aislamiento”

El Profesor Licenciado Arístides Álvarez, presidente de la ONG “Si nos reímos, nos reímos todxs” se suma a nuestro compromiso de cuidar y cuidarnos con una propuesta para analizar  la problemática del ciberacoso.

INTRODUCCIÓN:

Sin duda, estos tiempos de distanciamiento físico han sorprendido a las familias de los argentinos y del mundo. El uso de internet aumentó notablemente, debido a que es la mejor forma de acercarnos a nuestros afectos, a nuestros amigos y compañeros. Sin clases presenciales y con los clubes cerrados, la ausencia de contacto social físico, el encierro, la soledad y  la tristeza pueden lograr que desesperadamente busquemos contactarnos a través de las redes sociales para paliar, en parte, esas carencias y sentimientos. Y es en esta situación donde debemos cuidarnos con mayor énfasis. Las estadísticas dicen, que antes de la pandemia, la población mundial  era cercana a los 7.800 millones de personas, de las cuales 5.200 millones poseen celulares (67 %), 5.600 millones son usuarios de internet y 3.800 millones (49%), usuarios de redes sociales. Estamos ante un uso muy importante de las tecnologías y aplicaciones relacionadas a internet.

Según una encuesta realizada recientemente por Unicef, el 76 % de la población afirma que está más tiempo frente a las pantallas respecto al período previo de aislamiento. El 87%   dedica el tiempo en la casa a tareas escolares; el 57 % , a hablar con amigos;  el 49 %  ayuda en las tareas domésticas, y el 48 % , a jugar en consolas, PC o celular. En cuanto a la Educación, en el 81,2 % de los hogares, los niños, niñas y adolescentes tienen actividades o tareas escolares. Pero, a su vez, el 18 % de las y los adolescentes respondió que en su casa no tiene internet y el 37%  que no tiene acceso a una computadora, notebook o  tablet.

En la Provincia de Santa Fe, cerca de un 20% de los niños no tiene acceso a conectividad. Esto habla de grandes desigualdades por zanjar.

RECORDAMOS ACUERDOS IMPORTANTES:

En relación al tema del ciberacoso contamos con legislación importante que incorpora actualizaciones y modificaciones  sobre hechos relativamente nuevos en nuestra sociedad. Consideramos necesario conocer dicha legislación:

• Ley N° 26.388 de ciberdelitos (2008): esta ley más conocida como “Ley de delitos informáticos” modificó el Código Penal. Se incorporaron los delitos de distribución y tenencia de pornografía infantil por cualquier medio (art. 128), la intercepción de comunicaciones y sistemas informáticos (art. 153), el acceso no autorizado a un sistema informático (art. 153 bis),  la publicación de correspondencia o comunicaciones electrónicas privadas (art.155) y el acceso a bancos de datos personales (art. 157 bis), entre otros.

• Ley N° 26.904: incorpora el artículo 131 al Código Penal y la figura de grooming o ciberacoso sexual que pena con prisión de 6 meses a 4 años a quien a través de las TIC contacte a una persona menor de edad, con el propósito de cometer cualquier delito contra la integridad física de la misma.

• Ley N° 25.326 junto con el artículo 43 de la Constitución Nacional (habeas data): la ley de protección de datos personales protege la información personal de cualquier tipo referida a personas físicas o de existencia ideal determinadas o determinables, y explicita la confidencialidad del responsable del tratamiento de los mismos (incluyendo la protección de la privacidad e intimidad en internet).

COMPARTIMOS Y RECUPERAMOS SABERES:

En la Argentina, actualmente, los chicos y chicas entre 11 y 18 años dicen estar las 24 hs conectados a internet. Uno de cada tres usuarios de Internet en el mundo son chicos y adolescentes menores de 18 años. Los niños y niñas acceden a edades cada vez más tempranas.  El 11% de los usuarios mira su celular más de 200 veces al día. (Fuente: chicos.net).

El problema, ahora, se agudiza por la cantidad de menores conectados constantemente a diversas plataformas a lo largo del día. Unicef calcula que alrededor de 1.500 millones de niños y niñas en todo el mundo se han visto afectados por el cierre de colegios y que una gran mayoría de ellos continúan sus estudios y se socializan a través de plataformas online.

Sin hacer tecnofobia, nos preguntamos qué hubiese sido de nuestro encierro sin el uso de las tecnologías y de internet.  Seguramente, nos hubiésemos aburrido, o quizás hubiésemos como familia dialogado, jugado, reído o llorado más. La lectura hubiese sido una gran alternativa, pero estamos en un mundo interconectado.

El incremento del uso de internet multiplica el riesgo de exponerse a la explotación online y al acoso. Predisponen un  terreno fértil para que accionen los delincuentes cibernéticos, los inescrupulosos, los extorsionadores, los pedófilos. El ciber bullying (acoso cibernético), sexting (envío de imágenes con contenido sexual), el grooming (acoso de adultos a menores a través de medios electrónicos) y la sextorsión (amenazas y extorsión por tenencia de imágenes con contenido sexual) encuentran un ambiente propicio para desplegarse.

Varios países han señalado que el tráfico de Internet se ha incrementado. En este sentido, datos de la Cámara Argentina de Internet demuestran que creció un 25% durante los primeros días de haberse decretado el aislamiento social preventivo y obligatorio. Algo similar ocurrió en España, con un incremento que varía entre el 25% y hasta el 90% según datos proporcionados por diferentes compañías que ofrecen servicio de Internet en aquel país. Por su parte, en México el crecimiento se estima que ha sido en el entorno del 40%.

Junto a este crecimiento en el tráfico de Internet, durante el período de confinamiento crecieron los casos reportados de Grooming. En Argentina, por ejemplo, según informó el Ministerio Público Tutelar de la Ciudad de Buenos Aires (MPT), las . denuncias por casos de grooming aumentaron un 30%. El abogado especializado en delitos informáticos, Daniel Monastersky, afirmó que los ciberdelitos en Argentina crecieron un 500% durante la cuarentena, estando los casos de grooming, la explotación sexual infantil y la difusión de imágenes íntimas, entre los delitos más reportados. En España, por su parte, la Guardia Civil detectó un crecimiento del 507% en el tráfico de videos pedófilos.

Ante este contexto que no hace más que poner de manifiesto una problemática que existe más allá de este particular momento que estamos atravesando, cabe destacar que varios países han elaborado material de difusión para concientizar sobre esta problemática. En Argentina, por ejemplo, el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos difundió guías con el objetivo de concientizar y prevenir estas situaciones en el contexto del aislamiento social.

Debemos estar más atentos a los contactos desconocidos, evitar el envío de imágenes de contenido sexual aún a quienes conocemos y en quien confiamos, no aceptar invitaciones de amistad y diálogos con desconocidos, ni mucho menos envío de imágenes y videos. La invitación puede provenir desde una red social, desde un servicio de mensajería o desde un videojuego. Ante una situación sospechosa,  los menores deben recurrir a un adulto y, si es un caso de acoso, guardar las pruebas (captura de pantalla) y hacer las denuncias directamente en las fiscalías o centros territoriales de denuncias. Una línea gratuita a la que podemos recurrir en todo el país y las 24 hs es el 0800-222-1717 del programa “Víctimas contra las violencias” del Ministerio de Justicia de la Nación.

RESOLVEMOS, CREAMOS Y PROPONEMOS:

Quedémonos en casa para prevenir el coronavirus, pero no por ello dejemos de cuidarnos.

Algunos consejos:

  1. Acercarnos a las tecnologías: si bien los chicxs, nativos digitales por naturaleza, utilizan las tecnologías mejor que nosotros, pocas veces son capaces de reconocer los riesgos que conllevan estas actividades. Los adultos, en cambio, somos capaces de reconocer y entender los peligros a los que nuestros niñxs y adolescentes se exponen en el uso de estas tecnologías. Pero, de hecho, si no las conocemos, si no las usamos, difícilmente, podremos ayudarlos. Animémonos, entonces, a conocer junto a nuestros hijxs, sobrinxs, alumnxs estas nuevas tecnologías, las redes sociales, los servicios de mensajerías, los videojuegos, las app de los celulares y las distintas herramientas del mundo digital. Mientras ellos nos enseñan cómo usar la tecnología, nosotros seguramente podremos identificar los riesgos y explicarles a ellos a qué peligros se exponen y cómo cuidarse.
  2. Reglas claras y compromisos: son indispensables para acordar un uso responsable de la tecnología. Dejar en claro cuestiones como dónde y en qué momentos se pueden utilizar los dispositivos, crear la conciencia de no responder mensajes de desconocidos, descargar material indebido o acceder a contenido restringido a mayores de edad son algunas de las recomendaciones más importantes. Además, es necesario explicarles cuáles son los riesgos que existen y por qué estas normas ayudan a que ellos estén protegidos. No se trata solamente de prohibir o restringir una actividad, sino de que entiendan la razón por la cual deben ser cuidadosos. Así como los chicos deben comprometerse a cumplir y respetar las reglas establecidas, también es conveniente que los adultos prediquemos con el ejemplo en cuanto al uso del celular (donde más fallamos). Estar atentos a las fotos que subimos, enviamos, bajamos y viralizamos,   comprometemos a respetar su privacidad y ofrecerles un espacio de diálogo en los que puedan plantear sus problemas e inquietudes con el objetivo de generar un vínculo de confianza.
  3.  Generar un diálogo de confianza: compartimos algunas preguntas disparadoras que buscan generar diálogo y abrir un canal de comunicación fluido entre chicos y adultos. Estas preguntas siempre deben hacerse desde una postura de interés y no de control y restricción. Algunos ejemplos son:

¿Qué redes sociales estás utilizando? ¿Qué te divierte y por qué las utilizas?

¿Revisaste las configuraciones de privacidad? ¿El perfil es abierto o cerrado? ¿Quién puede ver lo que subís?

¿Cuántos contactos tenés? ¿Quiénes son tus amigos en línea? ¿Los conocés en el mundo físico?

¿Hay alguna persona que te esté molestando en las redes sociales?

¿Viste alguna agresión a algún amigo? ¿La denunciaste?

Lograr un diálogo fluido, un espacio de confianza y una conducta responsable es la clave para empoderar a los chicos y protegerlos de los riesgos que existen en Internet.

Bibliografía:

  • Ley N° 26388 de Ciberdelitos del 04-06-2008
  • Ley N° 26.904 de Grooming del 13-11-2013
  • Código Penal de la Nación Argentina.
  • Constitución Nacional Argentina.
  • Ley N° 25.326 de Protección de Datos Personales del 30-10-200

Esta acción formativa pertenece al intercambio producido a través del vínculo pedagógico entablado con los y las docentes de toda la provincia de Santa Fe.

El objetivo de este referato es que no se presenten errores conceptuales en las publicaciones pero no se ha intervenido en el diseño de las propuestas.

El blog es un espacio para socializar las producciones de las escuelas de nuestra provincia y abrir un diálogo fecundo entre una diversidad de prácticas que, de otra manera, quedan limitadas a la circulación escolar, intentamos que estas experiencias se conviertan en importantes aportes para todas y todos los que habitamos el ámbito escolar.
La totalidad de los trabajos presentados han sido discutidos por los equipos provinciales a través de sugerencias que permitieron, en muchos casos, la reelaboración por parte de los docentes. 

Agradecemos a todos y todas los docentes, directivos y supervisores que realizaron y realizan sus aportes.

Agradecemos la colaboración del Profesor Lic. Arístides Ricardo Álvarez, Presidente ONG “Si nos reímos, nos reímos todxs” que nos hiciera llegar su experiencia a través de vínculo pedagógico de la Subsecretaría de Educación Primaria

 

Fuente: https://campuseducativo.santafe.edu.ar/modulo-identidades-cultura-y-sociedad-20/

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *